2/3/17

Relaciones entre los seres vivos de un ecosistema: La avispa cazadora de cucarachas. 16-17

Suponemos que ya habrás realizado la actividad de la p 5 del Cuaderno de Ecología sobre las relaciones intraespecíficas e interespecíficas entre los seres vivos de un ecosistema.

Como recordarás, las relaciones intraespecíficas se refieren a las asociaciones que forman los individuos de una misma especie. Pueden ser familiares, gregarias, etc. Las segundas son las relaciones entre las diferentes especies que forman la biocenosis y entre ellas destacan el parasitismo, el comensalismo, la depredación, el mutualismo, etc.

Para ilustrar este desarrollo, te proponemos un ejemplo muy curioso, mitad depredación, mitad parasitismo:

La avispa cazadora de cucarachas


"Cuando la avispa esmeralda se encuentra con una cucaracha, le aguijonea el tórax para paralizar momentáneamente el primer par de patas, momento que aprovecha para aguijonearle la cabeza y así tenerla bajo control. La avispa puede alimentarse de la hemolinfa de la cucaracha cortándole una antena .

Luego la transporta a su nido arrastrándola. La avispa pone un huevo sobre su abdomen y luego cierra el nido. El veneno además conserva fresca a la cucaracha para que la larva se desarrolle.

Cuando nace la larva, ésta se alimenta primero de la hemolinfa desde fuera y luego se abre paso hacia el interior de la cucaracha y se desarrolla en la desafortunada víctima como un endoparásito, alimentándose de sus órganos internos, mientras que la cucaracha, incapaz de moverse, permenece con vida durante ocho agónicos días haciendo de despensa de carne fresca para su voraz parasitoide. Finalmente, la larva pupa (sufre metamorfosis) dentro de ella y se transforma en adulto. Al cabo de unas cuatro semanas, la avispa adulta emerge del abdomen de la cucaracha al estilo Alien.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.